Hay un principio vigente en la naturaleza basado en la ley del menor esfuerzo; los fenómenos naturales casi siempre escogen el camino más corto cuando de hacer un proceso se trata.

Alguna vez has escuchado que la trayectoria más simple para llegar de ‘A’ a ‘B’, es una línea recta; pues bien, ese dicho se apoya en cómo se comporta la naturaleza en este universo que conocemos.

Cuando te sientas en frente de un río, lo ves fluir y ahí estás apreciando ese principio, el agua se serpentea por el camino más sencillo entre las montañas; el agua no trepa la montaña. En ese orden de ideas, cuando cae un rayo, el destello de luz que toca la tierra escoge la ruta más corta, un recorrido donde la energía es la mínima posible.

Se me ocurre pensar que hay una tendencia a la rutina, muy propia de la naturaleza, sobretodo cuando un fenómeno ya fue creado; quizá la naturaleza prefiera guardar la energía para la formación de cosas nuevas.

A lo mejor por eso al ser humano le resulta tan difícil salir de la rutina, porque salir de la zona de confort demanda mucho esfuerzo; al final somos parte de un todo, somos parte de la naturaleza.

Creo que la naturaleza ama el confort, pero, el universo premia a los que se atreven a salir de esa zona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s